google-site-verification=ho5yZHn3PhdR1jDt8Yy9VSyi61MwC9og3f4b2zIuaf8 Saltar al contenido

¿Cómo utilizar la pimienta verde?

abril 8, 2022
¿Cómo utilizar la pimienta verde?

Receta de salsa romesco

Si eres jardinero, puede que seas como nuestra familia, que considera que hay algunas hortalizas básicas sin las que un huerto nunca podría estar completo.    Por supuesto, nos gusta experimentar y de vez en cuando intentamos cultivar sandías, espárragos y coles de Bruselas, con mayor o menor éxito, pero hay cosas que no son negociables.    Los pimientos se incluyen en esa categoría de cultivos imprescindibles.

Si eres un jardinero de éxito (como nuestro padre, y cada vez más, como nosotros), también sabrás que cuando tu cultivo crece, a menudo lo hace todo al mismo tiempo.    Así que, una semana no tienes calabacín, y luego en un día tienes más calabacín de verano del que sabes qué hacer con él… pero no te preocupes, sabemos lo que puedes hacer con él, incluyendo hacer chips de calabacín fritos, calabacín a la parrilla, y este increíble plato de calabacín, berenjena y patata.  Pero, volviendo a los pimientos.

Nuestros padres utilizan los pimientos para hacer todo tipo de cosas deliciosas, como verduras rellenas llamadas yemistas.    También los congelan después de escaldarlos un poco para hacer yemistas en los meses de invierno o para añadirlos a otras recetas.    Pero a menudo preparaban esta guarnición de pimientos verdes salteados con cebolla roja y hierbas sencillas.    Es un acompañamiento perfecto para el souvlaki, el filete a la parrilla, el costillar de cordero o cualquier otra cosa.    Es rápido, sano, ligero y tiene más sabor del que cabría esperar por sus pocos y sencillos ingredientes.

  ¿Qué pasa si cocino algo congelado?

Chack chucka

Los pimientos verdes son el estado inmaduro de los pimientos rojos y son los de sabor más agresivo, siendo vegetales, ácidos y un poco amargos, rasgos que se suavizan con la cocción. Una vez maduros y rojos, los pimientos son más suaves y de sabor más dulce y se utilizan mucho más crudos o cocinados, aunque es habitual utilizar pimientos rojos y verdes juntos.

Independientemente de cómo se quiera cortar un pimiento, siempre hay que quitarle el corazón, la médula y las semillas. Para pelar los pimientos, colócalos en una bandeja de parrilla forrada con papel de aluminio y pon el grill a tope. Gírelos de vez en cuando hasta que la piel esté ennegrecida por todas partes, luego póngalos en una fuente y cúbralos con film transparente, o ciérrelos en una bolsa de plástico hermética. Cuando se enfríen, la piel se puede quitar fácilmente con los dedos.

Pelar o no pelar. Esa es una cuestión importante. No cabe duda de que los pimientos son aún más agradables de comer cuando se pelan, lo que puede hacerse carbonizando sobre una llama o vertiendo agua hirviendo. Ambos métodos son engorrosos y requieren mucho tiempo, sobre todo cuando los pimientos rojos sin piel se pueden conseguir tan fácilmente y a bajo precio en botellas y latas; los pimientos del piquillo sin piel son un gran complemento para la despensa.

Receta de pimientos

Los pimientos asados a la sartén son una receta de acompañamiento súper fácil que resalta la dulzura natural de los pimientos. Utiliza cualquier combinación de colores que te guste. Los pimientos son una maravillosa verdura (técnicamente una fruta, pero vendida como verdura) que tiene un alto contenido en fibra y vitamina C.

  ¿Cuáles son los alimentos con índice glucémico bajo?

Puedes encontrar muchos colores diferentes de pimientos en el mercado hoy en día; desde el naranja hasta el morado y desde el amarillo hasta el blanco. Elija los que mejor le parezcan para esta sencilla y nutritiva receta, y utilice una mezcla si puede para conseguir una guarnición colorida. Compra siempre pimientos que estén firmes, sin magulladuras ni puntos blandos y con la piel lisa.

La cocción de los pimientos saca a relucir su dulzura y los hace muy tiernos. Están deliciosos como acompañamiento de un pollo asado, un pastel de carne, un filete a la parrilla o un asado de cerdo.  Incluso se pueden utilizar para cubrir sándwiches, perritos calientes, tacos y burritos.

«Los pimientos asados a la sartén eran excelentes. Son una guarnición muy sencilla y fácil de preparar con pocos ingredientes. Estaban muy bien asados en unos 8 minutos, luego fueron 2 minutos más para cocinar al vapor y terminar. He mezclado algunos de ellos en una vinagreta-deliciosa!» -Diana Rattray

Carne a la pimienta verde

A medida que la abundancia fluye desde el jardín, los mercados de agricultores y las cajas de CSA, puedes utilizar estas recetas -una para cada noche de la semana- para crear una variedad de platos y no sentir que estás comiendo lo mismo una y otra vez.

Además de ser una sabrosa adición a muchos platos, los pimientos verdes son bajos en calorías, no tienen grasa y tienen una dosis saludable de vitaminas y minerales. Según el USDA, una porción de una taza tiene 2,5 gramos de fibra, 120 miligramos de vitamina C, 0,55 miligramos de vitamina E y el mineral zeaxantina, que es bueno para la salud ocular. Los pimientos verdes son ricos en antioxidantes (pero no tanto como los rojos) y pueden ayudar a combatir una serie de enfermedades crónicas como la inflamación, los problemas cardíacos y el cáncer.

  ¿Cómo preparar la avena para bajar el colesterol y triglicéridos?

Esta es la salsa para pasta que hay que preparar cuando los jardines y los mercados agrícolas están repletos de tomates, pimientos verdes y hierbas frescas. Los pimientos verdes se saltean en aceite de oliva con ajo y cebolla, y luego se añaden los tomates y las hierbas y se cocinan juntos durante sólo media hora, fusionando los sabores pero conservando la frescura de la abundancia del verano. Vierta sobre la pasta cocida y sirva.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad